Recomendación

Un ciberamigo, un ciberorgasmo y una posible realidad. PARTE 1

Un ciber amigo, un ciberorgasmo y una posible realidad. Parte 1 Tiendo a pasar parte de mi día a día en internet por cuestione...

domingo, 3 de julio de 2016

Amigas +18

AMIGAS+ 18



Puedo sentirme como si estuviera en el limbo, o al menos lo que describen de el. Muevo la cabeza de un lado a otro sobre mi almohada, inquieta, sudando, y puedo sentir que estoy despierta a través del sueño.
Angustioso, agobiante, demasiado pesado para levantarme bruscamente de la cama. Gimo, jadeo y me revuelvo intentando abrir los ojos pero no consigo despertarme.

"Despierta". Y la palabra me hace reaccionar al fin y salir de la pesadilla en la que estaba metida sin salida. Mi novio me ha librado de un mal rato eterno. Pero aún sobre la almohada mi cabeza reposa con los ojos entreabiertos, con pesadez en el cuerpo y con pocas ganas de ponerme en pie.

"¿Qué hora es?, había quedado con Lucía a las 10 para ir de compras." Miro el móvil esperando encontrarme algún mensaje de ella como es habitual, pero no hay nada y son las 9:30.
Me levanto, beso a mi chico y me voy al baño a darme una ducha, intentando recordar mi pesadilla para escribirla, como me había pedido el psiquiatra que visitaba desde hacía una semana.
Había quedado con mi amiga de toda la vida para ir por algunas cosas para el fin de semana que viene, íbamos a comprarnos unos bikinis de primeras, y prepararnos para ir el sábado con los demás a la playa.
Viendo que eran las 10 y aún no había tenido noticias suyas la llamé por teléfono. Mi novio, encerrado en el despacho, era como si no estuviera en casa, así que pasé de él y me centré en llamar a  Lucía.

"¿Qué? pero mañana íbamos a ir a lo del centro de depilación... ¿Qué te ha pasado? vamos, te conozco muy bien se que algo te pasa para no querer ir de compras. Vente a mi casa, suspenderemos la sesión de compras de hoy la de mañana de la depilación, pasaremos un día de chicas aquí."

Colgué y me fui al despacho donde le dije a Adán lo que pasaba. Él sin inmutarse asentó con la cabeza, dejando claro que le daba igual mientras no le molestara en lo que estaba haciendo.

Poco después apareció Lucía con muy mala cara, deprimida y con unos ánimos que parecía que le había pasado lo peor del mundo. Me confesó que había discutido con su novio y que la había tratado fatal, sintiéndose como si fuese una mierda.
La confesión no hizo más que ponerme enferma. Era mi amiga desde hacía muchos años y habíamos compartido muchos momentos y sólo de pensar que alguien la tratara así me hervía la sangre.

"¿También lo piensas?" me preguntó y temí que fuese enserio. "Déjate de gilipolleces, Lucía. Cómo voy a pensar eso de ti, joder."
"Siempre que puede me echa en cara aquel tonteo con esa chica. Desconfía de mi."
Sus ojos me estaban entristeciendo y queriendo cambiar de tema para no darle más bombo al asunto la cogí de la mano, la llevé a mi dormitorio y cerré la puerta.
"Basta de gilipolleces, el sábado tenemos fiesta en la playa y mira que pelos tenemos en todos lados, así que ya que no vamos a salir de compras nos haremos un día de chicas aquí".
Pude ver como su cara se iluminaba un poco y me alegré. Me acerqué a ella y la besé en los labios como hacíamos mas de una vez.

Ella era bisexual y yo hetero, sin embargo nunca había sido un problema ni mucho menos para nosotras y teniamos clara nuestra amistad, y el hecho de besarla no cambiaba nada. Era confianza.
Estuvimos un rato haciéndonos las piernas la una a la otra, probándonos los bikinis viejos que yo tenía guardados y pude conseguir animarla, sin embargo recordé que teníamos que depilarnos la zona íntima y que solas era imposible. Además nuestra cita con la esteticista la habíamos cancelado hacía un rato para ir en su lugar a comprar lo que íbamos hacer hoy.

"Tengo la máquina aún encendida, nos podemos hacer la cera aquí. Echa el pestillo por si Adán viene no vaya ser que nos pille espatarradas. Que a mi me tiene muy vista pero a ti no." entre risas me fui al baño y estiré la alfombrilla de hacer pilates y preparé el sitio para depilarnos.
Poco después entro Lucía y le dije que se tumbara, le pregunté si sólo quería las ingles o por el contrario quería todo depilado. Me dijo que lo segundo.

Nuestra confianza era mutua y muy grande por lo que vernos desnudas no suponía verguenza alguna.
En el último momento me dijo que empezara yo, que tenía menos vello y que acabaría antes. Hice caso y me tumbé en la alfombrilla en sujetador, sin ninguna prenda más. Me echó talco y me lo esparció por mi zona íntima, acariciándome, haciendo que me estremeciera casi sin darme cuenta.

Al cabo de un rato estaba depilada y con el sexo enrojecido completamente, aunque el dolor había desaparecido y mientras ella se colocaba en la alfombrilla para su turno, yo aproveché para lavarme y quitar los restos de cera y talco que había.
Me puse el tanga, aprovechando la libertad que tenía ahora sin pelo y me dispuse a hacerle la cera a ella haciendo lo mismo. Nunca lo había hecho, y sólo repetía lo que había observado con Lucía. Ella se dio cuenta.
"Tranquila, que no será la primera vez que me pegan ahí un estirón jajajajaj" Se echó ella el talco y agarró mi mano con firmeza, llevándola hasta su zona íntima. "masajea y esparcelo, así el pelo sale mejor y duele algo menos".
Hice caso, y aunque no tenía idea de depilación íntima supuse que esto no era algo habitual. Estaba tocando sus partes íntimas de una manera poco "profesional"
Cuando le quité todo el vello y se quedó en el baño para quitarse los restos de aquello, yo me fui a la habitación, pensando en la escena que me daba vueltas en la cabeza y que por alguna razón... me resultaba curiosa. Abrí el pestillo de la habitación una vez terminada la sesión de depilación.

Cuando Lucía volvio conmigo se sentó en la cama, esperando que le diera ropa interior mía para ponerse, sin embargo la cogí de la mano y la insistí a que se pusiera de pie.
"Enseñame" le susurré en el oído mientras me excitaba al imaginar su reacción. "Tu no eres así" me dijo mientras me miraba duditativa, de arriba abajo y veía el movimiento de mi mano ir hacía su pecho. "Siento curiosidad", logré decir.

Me agarró por la cintura pegándose a mi, sintiendo el calor de su cuerpo en el mío y como sus pechos me acariciaban el sujetador. Con sus manos rodeandome la espalda me desabrochó el sostén y dejó que mis tetas cayeran por su peso, librándose de la tela que las aprisionaba.
Me besó el cuello, y yo sin saber que hacer o como reaccionar cerré los ojos y eché la cabeza hacía atrás, dejándola llevar el control. "No hagas nada, yo lo haré. Te enseñaré". Y así lo hacía. Me enseñaba el camino al placer sin que la mano que me llevara fuese la de mi novio.

Bajaba por mi cuello, besaba, lamía y recorría cada parte de mi pecho, hasta que hundió su cara en mis pechos, cogiendo con los dientes los pezones y mordiendo levemente sin hacer daño, mientras sus manos apretaban mi culo y tiraban despacio del hilo del tanga. Me tumbó en la cama, se puso encima de mi y llevó mis manos a sus pechos, libres de tela. Me guíaba a cada paso para que la acariciara y casi por inercía empecé a masajerlos como cuando yo me doy placer sola, cuando me acaricio, viendo en su rostro que estaba haciendo bien algo nuevo para mi.

Se quitó, abrío mis piernas y bajando por mi vientre lamiendo mientras me miraba, hundió su boca en mi sexo, aún con la tela puesta. Me arqueé inquieta, excitada y avergonzada por lo que estaba haciendo. Pero me gustaba. Echó a un lado el tanga y paso su lengua por mi sexo recién depilado, aún sensible e hinchado, que se estaba alterando por su atención. Con la punta de la lengua me daba toquecitos, lametones, sin llegar a profundizar en lo que hacía. Más bien parecía que jugaba.
Agarró los bordes del tanga y lo deslizó por mis piernas dejándome completamente desnuda ante ella, y de repente toda la verguenza que no había en años llegó en un momento.

Me agarró los muslos, abriéndome más para acceder a mi, puso su boca en mi sexo y empezó a chupar despacio, como si estuviera desgustando algo que la volvía loca, deleitándose en mi coño húmedo, cada vez más. Por ella y por mi. Lamía mis labios, los separaba y pasaba su lengua, succionando y dando toques con su lengua mientras que con su mano libre introducía, primero un dedo y después dos, embistiendome con ellos poco a poco cada vez más rápido.
Por primera vez sentía una placer que no había experimentado nunca, ni con mi novio, con el cual el sexo era una auténtica maravilla.
Mi cuerpo se tensaba, buscaba mas roce con su boca y arqueaba mis caderas para pegarme lo más posible a su boca, desesperada, ansiada, necesitaba correrme y sentir el orgasmo que me prometía. Y así fue. Estallé en su boca y no dejó de lamer ni un sólo momento hasta que de mi cuerpo sólo salían espasmos provocados por ella.

Respiraba con dificultad y sólo podía estar callada mirándola, sabiendo que mi cara ardía. Casi esperando una respuesta que nunca le dí se puso sobre mi. Con sus rodillas a cada lado de mi cara y cogió mis manos llevándolas a su culo. Despacio fue acercando su sexo a mi boca, esperando quizás que en algún momento dijera algo o me retirara, sin embargo no lo hice. Me dejé llevar y pasé mi lengua por ella, intentando imitar lo que había sentido yo cuando su boca me comía.

Poco a poco empecé a entender el juego que me estaba ofreciendo, y lamiendo lentamente apretaba su cuerpo contra mi boca mientras que ella me agarraba la cabeza y me hundía más. Me dejaba llevar, sin embargo se apartó y no terminó en mi boca, aunque entendí poco después la razón.
Me besó, llevándose parte de ambas con ella y se quitó para ponerse sobre mi, su sexo sobre el mío, rozándose, sintiéndose despacio como palpitaban ambos, como se impregnaban el uno del otro y empezó a moverse frenéticamente mientras sus manos se agarraban a mis pechos y me apretaba, haciéndo yo lo mismo, siguiendo su guía. Y con esa fricción de nuestros sexos sentí como mi orgasmo llegaba otra vez, como me dejé llevar y volví a correrme con ella. Con mi amiga.

Poco a poco recuperamos el resuello, mirándonos a los ojos. Entonces noté como ella abría aún más los ojos en gesto de sorpresa. Seguí su mirada y me encontré que la puerta se encontraba abierta y Adán estaba de pie junto a ella, con su miembro en la mano, masturbándose fusiosamente mientras su cara expresaba satisfacción.  No sabía que pensar y temí que montara una escena allí mismo o que esto terminara muy mal.

Lucía, una vez más, tomó la inciativa y le hizo gestos de que se acercase a nosotras, cosa que hizo sin pensárselo dos veces. En todo momento me miraba, pudiendo ver en sus ojos una mezcla entre ira y excitación por todo lo que estaba viendo.
Al llegar a nosotras Lucía lo agarró con la mano y lo guió dentro de mi boca. Al principio me sorprendí pero luego me dejé llevar al ver en los ojos de Adán el placer que sentía. Ella empezó entonces a pajearle con frenesí mientras yo me dedicaba a jugar con mi lengua sobre su glande dentro de mi boca, a la vez que Lucía me besaba los pezones, supongo que para proseguir mostrándole espectáculo. No tardó mucho en empezar a correrse, primeramente en mi boca para a continuación salirse y terminar él mismo de masturbarse y vaciarse embadurnándonos por igual nuestras caras y pechos mientras Lucía me besaba, indiferente al caliente semen que caía sobre nosotras.

"Esto no termina aquí" fue lo último que salió de su boca mientras se acercaba al cajón donde guardaba sus corbatas.

1 comentario:

  1. Muy excitante y bien narrado. Y más, encima, siendo una situación (la lésbica) a la que no estás habituada a escribir. El detalle del final con el chico sobresaliente.

    ResponderEliminar